El tartamudeo

El tartamudeo

Se conoce como tartamudeo a la difluencia más habitual que tienen las personas: al hablar se produce una alteración en el ritmo y la fluidez verbal sale entrecortada por la repetición de silabas de algunas palabras. También existen aquellas personas que al tartamudear repiten palabras enteras, y en los casos más extremos también lo hacen con las frases. Esta forma de expresión tiene diferentes formas de manifestarse emocionalmente en los pacientes, en algunos se ve reflejado de manera angustiosa mientras que otros hacen todo lo posible por tratar de controlarlo.

tartamudeo

El tartamudeo por lo general puede notarse en primera instancia en la niñez y dependiendo de cada caso puede prolongarse durante toda la vida. Se trata de alteraciones más conocidas como “disritmias” o “difluencias” que en sí no producen ningún tipo de problemas pero que afectan la capacidad de comunicarse con otras personas. Por lo general se recomienda siempre que una vez que se detecta en los niños este tipo de signos debe llevarse a un profesional para que pueda ayudarlo a tratar el tema.

Aunque los casos de tartamudeo son tan habituales en niñas como niños, por lo general los mayores casos se dan en los varones cuando comienzan a repetir sonidos, silabas y palabras. Esto se produce cuando el pensamiento del niño viaja con mucha más fluidez que su forma de hablar. Además es común que al querer nombrar un objeto del cual no reconocen su nombre rápidamente repitan frases o palabras hasta que se les viene a la mente el nombre de lo que realmente quieren nombrar. Es normal que los casos más leves de tartamudez se den cuando el niño está alterado por cualquier emoción, cuando se encuentre muy enfadado, feliz, triste, etc.

Existen diferentes formas de detectar cuando una persona es propensa a tartamudear, por ejemplo, si gesticula mucho al hablar realizando movimientos notorios en su cara como parpadeos o muecas, si al momento de hacerlo también sacude mucho la cabeza y si luego de pasar los cinco años sigue teniendo problemas con la repetición de silabas o palabras.

También es importante tener presente que el tartamudeo produce algunas emociones que pueden evitar momentos importantes por ejemplo, si el paciente siente vergüenza es probable que evite los momentos de reunión y que si se abre a ellos que se mantenga callado sin intentar hablar. Sin embargo si lo hace puede que comience a ponerse nervioso y que el hecho termine en un momento frustrante.

Para solucionar los problemas de tartamudeo debe realizarse una concientización en el contexto cercano dónde la persona afectada se desarrolla. No hay una forma exacta que pueda solucionar esta patología solamente tratamientos con especialistas en dónde el paciente debe sentirse relajado y cómodo para poder trabajar todas sus emociones y expresarse desinibidamente sin sentirse juzgado, evaluado o criticado. Al tartamudear las personas necesitan que se los comprendan evitando los momentos de burla y de corrección cada vez que lo hacen, más bien debemos brindar tranquilidad y atención en lo que se dice.