La discalculia

La discalculia

¿Qué es la discalculia?

La discalculia es un trastorno específico del desarrollo, que afecta profundamente al aprendizaje de las capacidades aritméticas y las matemáticas. Muchas veces se define como “dislexia matemática”.

Esta patología es independiente al nivel de inteligencia del niño y también a los métodos pedagógicos empleados. La dificultad se centra en la capacidad interpretación de los símbolos numéricos y los conocimientos aritméticos como la suma, resta, multiplicación y división. El niño que sufre discalculia es aquel que confunde los números y los signos y no consigue realizar cálculos mentales ni trabajar con abstracciones

 

Tratamiento para la discalculia

Igual que con la dislexia, el tratamiento más efectivo para la discalculia es el diagnóstico precoz. Cuanto antes detectemos el problema, y ofrezcamos a los niños las herramientas necesarias que les ayuden a adaptarse al proceso de aprendizaje, más probabilidades de evitar un retraso educativo y problemas de autoestima o trastornos más serios.

Es recomendable que los padres ayuden a los niños con discalculia en los deberes escolares en l’área de matemáticas. Por una parte debemos ayudarles a visualizar las tareas de matemáticas a través de la utilización de ejemplos que puedan encontrar en la real. Es igualmente importante que les dejemos el tiempo  necesario para que acaben entendiendo los ejercicios (no les pongamos nerviosos

La intervención de un logopeda puede ser recomendable si vemos que el problema persiste y está afectando a su rendimiento escolar

 

Juegos y ejercicios para niños con discalculia

A continuación os ofrecemos un listado con algunos actividades y juegos que ayudarán a vuestro hijo/a a superar la discalculia de una forma divertida y entretenida:

A) Cocinar juntos: La recetas de cocina están llenas de métricas. Puedes pedirle a tu hijo que te vaya preparando los ingfredientes con las medidas adecuadas (1/2 litro de leche, 3 manzanas, 300 gramos de harina, etc.)

B) Practicar las horas: Regalarle un reloj y pedirle frecuentemente la hora.

C) Jugar a contar: Jugar a contar objetos que pueda ver por casa o por la calle. Por ejemplo el número de escaleras de casa, el número de autobuses que ve por la calle, el número de personas rubias que os cruzáis mientras paseáis, etc.

D) Encontrar números: Jugar a encontrar un número. Ya sea en las matriculas, en los portales, en los números de las calles, etc.

E) Proponerle dudas matemáticas: Podemos hacerle preguntas del tipo: “los tomates me han costado 2 euros y las naranjas 2,30. ¿Cuál de los dos es más caro?”

 

Solicita primera visita gratuita con nuestro logopeda – 93 546 50 33