Trastornos del lenguaje en la afasia

Trastornos del lenguaje en la afasia

 

El trastorno del lenguaje en la afasia, es quizás la gran base de esta patología. Quienes sufren de afasia tienen distintos problemas generales para hablar, comprender, escribir, leer o calcular. Esto se debe a que han sufrido algún tipo de daño cerebral como puede ser un ictus, una apoplejía o un accidente incluso la aparición de un tumor.

Trastornos del lenguaje en la afasia

Es allí, en esos momentos cuando aparecen los trastornos del lenguaje en la afasia. No hay dudas de que el lenguaje es una de las cosas más importantes en nuestras vidas, por ese motivo es que comprenderlo adecuadamente y trabajar por ello se hace necesario para poder recuperar todas las funciones del lenguaje.

Quienes sufren de afasia tienen grandes problema para poder comunicarse, pero no sólo eso sino que tienen problemas para comprender los programas que escuchan en la radio, leer un libro, hacer llamadas por teléfono, realizar sumas o restas o incluso decir su propio nombre.

El hecho de que tengan estos inconvenientes en el lenguaje no significan que no puedan razonar o sacar sus propias conclusiones, sino que simplemente deben aplicar un tratamiento para re-educar esa parte de ellos mismos que se ha dañado debido al accidente, tumor o similar que les ha causado un daño cerebral.

Cuando aparecen todos estos síntomas, es normal que la persona se sienta muy insegura y deprimida ya que cosas que podía realizar anteriormente sin inconveniente ahora se vuelven muy problemáticas. Ahí es donde además de los trastornos del lenguaje en la afasia aparecen otros problemas.

Es en base a la ayuda del profesional logopeda y de todo su entorno que poco a poco irá recuperando herramientas en su lenguaje que ayuden a que se manifiesten y a que pueda comunicarse a la perfección.

Durante el proceso, si a través del habla no es suficiente para llegar a una comprensión, entonces habrá que hacer uso de otros métodos como lo son los dibujos, o el escribir aquello que se quiera comunicar.

Hace falta en todos los casos detectar cuáles son las capacidades que se siguen manteniendo y cuáles se han alterado con el fin de aplicar así un tratamiento adecuado y personalizado al niño o al adulto. En este punto, se considera que la afasia infantil puede tener mayores dificultades que la afasia en adultos ya que hay que tener muy en cuenta la edad del niño y las capacidades que ha adquirido anteriores a la afasia.

En cualquier caso, no existen trastornos del lenguaje en la afasia únicos sino que cada caso es especial y se podrán encontrar distintas cuestiones o especialidades que hacen que se deba adaptar el tratamiento.

Contar con el seguimiento de un logopeda profesional es clave y básico en estas circunstancias si se quiere que haya avances certeros y precisos en todo momento.